lunes, 30 de mayo de 2016

PER KIRKEBY. ARTE Y NATURALEZA EN EL VALLE DE CHISTAU.

En Plan, Huesca en pleno Valle de Chistau, vi un cartel que ponía Centro de Arte y Naturaleza Per Kirkeby.
Recordaba este artista nacido en Copenhague en 1938,  por un libro que publicó el IVAM Centre del Carme, de Valencia, en 1989.  Sus Pinturas multicolores,  con algún tipo de figuración  me recordaban paisajes, y en el mismo libro sus esculturas construidas con ladrillos, parecían casas  o edificios. Este artista aborda los géneros como si tuviesen individualidad propia sin parentesco entre ellos,  como si las obras fuesen de artistas diferentes. A Kirkeby le gustaba remarcar esta característica, haciendo que en sus exposiciones aparecieran mezcladas las obras pictóricas y escultóricas, para hacer evidente las diferencias estilísticas.
Los especialistas remarcan la dificultad para clasificarlo con precisión, como es el caso de Denys Zacharopoulos,  (pag 47 del libro mencionado)  dando a entender que se debía  a las diferencia estilística de sus trabajos y al campo  tan extenso de la práctica artística a la que se dedica Kirkeby. Efectivamente hizo incursiones en el mundo del cine y la performance, en el dibujo, en los poemas, en los  ensayos literarios, en la escultura, en las maquetas y en la geología, que había estudiado antes que el arte.
Así que la producción de este artista polifacético de difícil clasificación, rompe con los modelos de estos tiempos, en lo que todo está etiquetado. El no-estilo parece ser su característica.

El Proyecto de Arte y naturaleza recoge intervenciones a cargo de artistas como: Richard Long, Ulrich Rückriem, Siah Armajani, Fernando Casás, David Nsah, Alberto Carneiro y Per Kirkeby,  en lugares diferentes del territorio de Huesca. Fueron seleccionados por haber  tenido a la  naturaleza como referente en sus trabajos, ya sea recogiendo experiencias del land-art o del arte público.  Se les dio  libertad para crear una obra pensada para un lugar específico que ellos eligieran. En el caso que nos ocupa, Kirkeby escogió este lugar cerca del río Zinqueta y las alturas considerables del pirineo aragonés como son las Peña Mediodía, Peña Lisa y Peña Cuezo y Punta Llerga, para pensar y ubicar su escultura. 
Muchas de las esculturas que concibió para exposiciones temporales fueron demolidas. Otras eran  permanentes. La escultura que encontramos se conserva bien.  Es una construcción de 467x623x623 cm, sin funcionalidad típica de una casa o un edificio, puertas pequeñas para ser puertas, ventanas altas para asomarse y no tiene techo. Se puede rodear o entrar en sus espacios interiores y podemos ver por sus huecos, fragmentos de las Peñas y del cielo azul pirenaico, formando parte como un elemento del paisaje.


Coordenadas para llegar a la escultura de Kirkeby, en Plan:  Latitud: 42° 34′ 48.96″ N. Longitud: 0° 20′ 30,22″ E




PER KIRKEBY. Obra permanente en el paisaje, en Plan.  Huesca. Dimensiones. 467x623x623 cm.

Detalle. Construcción en ladrillo.

Ventana o idea de ventana. 

La estructura, sin techo nos permite contemplar el cielo pirenaico.

La escultura de Kirkeby,  reclama la atención sobre el  entorno, formando parte de un paisaje donde la naturaleza es la principal protagonista.

Parece un edificio, pero es una escultura que surge de la intersección de dos cuadrados. Forman espacios interiores abiertos, a través de los cuales nos sirven de enmarcación de los cielos azules, de los árboles o de las enormes peñas.  Una escultura que podemos atravesar o rodear.

Se ubica muy cerca del río Zinqueta.

Sus pinturas al contrario de lo racional y minimalista de sus esculturas, las califican de abstractas. Sin embargo es la expresión y cierta figuración lo que las caracteriza.  Suelen ser de gran formato, con manchas, gamas de color y trazos que nos sugieren paisajes.
"Concibo mis pinturas como suma de estructuras. Una sedimentación de capas muy delgadas. Solo en la más absoluta desesperación aparece una capa gruesa. Es en principio un depósito interminable. Pero resulta llamativo que aunque una capa nueva tenga motivo y color completamente distintos, es la estructura subyacente la que se abre paso." Per kirkeby. Pinturas-Esculturas Grabados y escritos. Ivam Centre del Carme. Pag. 75. 1989.








Estas pinturas que muestro de Per Kirkeby, están extraídas de Google imágenes. No consta técnica ni dimensiones, pero nos sirven para compararlas con la escultura.

PARA SABER MÁS:

CENTRO DE ARTE Y NATURALEZA. PER KIRKEBY.

PER KIRKEBY. Pinturas-Esculturas Grabados y Escritos. IVAN, Centre del Carme. Catálogo, 1989.





miércoles, 18 de mayo de 2016

ALCALÁ DEl JÚCAR. BAJAR Y SUBIR.

Alcalá del Júcar es un pueblo de la provincia de Albacete, con mucha historia y muchos lugares para visitar. Aparece espectacularmente bajando desde la carretera serpenteante, viniendo de Casas Ibáñez.  Desde alguna de las curvas, podemos ver su imagen pintoresca y cubista. encajado en un paisaje asombroso que el río de aguas verdes ha ido configurando. 

Yo me imaginaba que para llegar al pueblo había que subir en vez de bajar, esa fue la impresión que me dieron unas imágenes que vi del pueblo antes de conocerlo.  Ocupa la ladera oriental de una colina, a la margen izquierda del Jucar. Siendo el río la base a partir de la cual, si que tenemos que alzar la mirada para ver como sus casas  escalonadas,  llegan hasta el castillo en lo alto.

Nuestro punto de partida para visitarlo fue el Puente Romano, de estructura maciza de piedra de sillería que  nos proporciona una espléndida vista sobre el río. Tuvo gran importancia durante los siglos XIV y XV. De esta época hay menciones de que este lugar era una de las aduanas de paso con el reino de Aragón. Por el atravesamos para adentrarnos en sus empinadas calles que nos llevarán hasta la Iglesia Parroquial. El templo de diferentes épocas, tiene dos puertas de entrada, formadas por arcos de medio punto y una  nave única en forma  de cruz latina, debiéndose la fachada y torre de estilo academicista al arquitecto Lorenzo Alonso. 
Siguen las calles zigzagueantes, las fachadas blancas, ventanas pintadas y anuncios de las cuevas. Visitamos la Cueva de Masagó de origen almohade y excavada a mano en pleno corazón de la montaña. Atravesamos un tunes de 130 m. que nos lleva hasta  una luminosa sala, con miradores sobre el río Jucar. Tiene varias salas más y terrazas,  donde se puede tomar algo o comer,  ya que cuenta con bar y restaurante.  
Para salir no hay que volver, sino continuar por otro pasadizo que va descendiendo. En el recorrido nos encontramos un pequeño nacimiento de aguas y tras haber recorrido 450 m. y 35 de desnivel salimos junto a la iglesia. 

Volvimos a subir para ir al Castillo que data de época almohade de los siglos XII-XIII. A lo largo del tiempo ha pasado por diferentes dueños como el rey Alfonso VIII hacia 1213 y Juan Pacheco Marqués de Villena en el siglo XV. Su aspecto actual se debe a las fortificaciones llevadas a cabo en la época del marqués y a las restauraciones actuales.
Tiene planta pentagonal y en sus ángulos rectos,  torrecillas circulares. El interior de la torre cuenta con tres plantas y en las salas se celebran actos culturales o exposiciones temporales.
Las vistas desde allí sobre el pueblo son espectaculares. 

Vista desde una de las curvas de la carretera de Alcalá del Jucar.


Puente romano que atraviesa el Jucar.


En lo alto el castillo, que en un tiempo fue almohade y luego cristiano. Su actual configuración se debe a las fortificaciones datadas a mediados del s XV.

Un ramal del rio y la Iglesia Parroquial.


Una de las calles.

El torreón del castillo.


Las magníficas vistas desde el castillo.


Las verdes aguas del Jucar.




Cueva de Masagó. Esta cueva fue picada a mano. De gran longitud, el túnel nos lleva hasta el otro lado de la peña.

Cueva de Masagó.  Este amplio espacio luminoso, nos esperaba, después de los 130 m. del túnel.

Detalle de la cueva de Masagó.


Calles que suben y bajan. Arquitectura blanca, con puerta y ventanas azules.

Reluciente cúpula.

Detalle de una de las casas, en nuestro paseo.

Colores y texturas en algunas fachadas.

Detalle de fachada.

PARA SABER MÁS:

ALCALÁ DEL JÚCAR.
EL PUENTE ROMANO
EL CASTILLO
CUEVA DE MASAGÓ

Comentario y fotografías JCuenca.

sábado, 30 de abril de 2016

EL TEMPLO DE VISTABELLA DE JUJOL

Josep Mª. Jujol i Gilbert nació en Tarragona en 1879 y murió en Barcelona en 1949. Fue en ésta última ciudad donde cursó  arquitectura acabándola en 1906.  Ya de estudiante trabajó en los estudios de los arquitectos Gallissà y Font i Gumà donde realizó decoraciones muy personales y  también colaboró con el genial arquitecto Gaudí  desde 1904. Fue una etapa marcada por amistad y por la impronta genial de Jujol en algunas de las obras de Gaudí, como en la  Casa Batlló, Park Güell, Catedral de Mallorca y en la Casa Milà.
En 1906 cuando obtuvo el título de arquitecto, comenzó a coger encargos por su cuenta, e  inicio su primera obra en Tarragona, el Teatro Patronato Obrero (Metropol). A partir de 1913 trabajó en Sant Joan Despí, destacando la Torre de la Creu y Casa Negre.  En  Barcelona la Casa Planells y la Fuente de la plaza España.  En el "Camp de Tarragona" en Els Pallaresos, destaca la Casa Bofarull y la Casa Andreu.  En Guimerá y  Constantí destacaremos sus Parroquias.  En  Vistabella destacamos su iglesia de la que hablaremos a continuación, y en  Montferri el Santuario de Montserrat,  que dejó inconcluso terminándose 50 años después de su muerte.

Vistabella es una pequeña población, agregada al municipio de La Secuita en la provincia de Tarragona. En 1918 los vecinos, se plantearon tener iglesia propia para no tener que ir a la vecina localidad. Los impulsores de este proyecto fueron el mosén Joan Llovet y el Sr Pere Mallafré que cedió un terreno, encomendándole a Jujol. El arquitecto obró en gran rapidez puesto que al día siguiente les presentó a modo de maqueta un trozo de madera cuadrado con unos alambres clavados. Cuenta el hijo de Jujol que los asistentes se quedaron sin palabras, y cuando le preguntaron que donde estaría el campanario, Jujol señalando un punto dentro de el alambre les dijo: "está aquí". 
En vez de planos, un sencillo modelo tridimensional y un punto de partida para una gran obra. Jujol era un arquitecto que seguía la obra, o mejor dicho la vivía y colaboraba personalmente.
Contaban con un moderado presupuesto y por tanto la elección de materiales modestos; modesto si se le puede llamar así a las piedras de los viñedos cercanos, que para Jujol eran por sí mismas  obras de arte. Las utilizaba tanto para los muros como para la decoración. En las aristas puso esas piedras únicas del "Camp de Tarragona". La madera, el hierro, el ladrillo son los otros materiales que Jujol supo colocar en esa iglesia que crecía.
La entrada en ese cuadrado, está en una esquina,  formada por un pórtico que da acceso a cuatro puertas. Atravesamos el espacio en diagonal,  hasta llegar al altar mayor, siguiendo una orientación oriente-occidente, que es como están orientadas todas las catedrales según Fulcanelli. Si miramos hacia arriba vemos dos arcos parabólicos que se cruzan y definen el espacio central, soportando el peso de las bóveda sin necesidad de refuerzos, como necesitaban las catedrales. Gaudí consideraba que el estilo gótico era imperfecto, precisamente por necesitar contrafuertes y no saber transmitir las fuerzas directamente.
Hay una serie de capillas adyacentes, decoradas.  Una tenue luz pasa a través de siete ventanales, con vitrales y alabastro.   Los vitrales  con rostro de ángeles,  están basados en dibujos que hizo Jujol sobre papel de periódico encolado. Una lámpara que cuelga de un arco se compone de materiales reciclados, de latas, cuerdas y maderas. Es una pieza realmente ingeniosa, como los candelabros que tienen en su base bolas de petanca. Estos materiales de desecho considerados no artísticos, en manos del artista se convierten en  estructuras dotadas de un espíritu poético.
En este sentido se adelanta a lo que más tarde se conocería como Arte Povera.  Jujol es transgresor en contrapunto a la cultura tradicional. En vez de mármoles, piedras.  En vez de oro, pintura dorada. En vez de frescos en las paredes, imágenes que el mismo pintaba, reproduciendo los productos del campo,  como el trigo y la vid, y acompañados por pájaros de su imaginario.



Iglesia del Sagrado Corazón en Vistabella. (1918-1923)

Detalle de fachada y las piedras que adornan las aristas.

Pórtico situado en una de las esquinas de la planta cuadrada de iglesia.

Detalle de los materiales, ladrillo, piedra

Interior

Lámpara hecha con elementos reciclados.

pinturas originales de Jujol.

Uvas. Productos cercanos.

La vid y un pájaro de Jujol.

Candelabro con piezas recicladas.

Interior del altar mayor restaurado por la hija de Jujol. Bóveda azul con estrellas.

En la iglesia encontramos siete aberturas alargadas coronadas por arcos ojivales, que incluyen vitrales y el resto del hueco alabastro Dejando  pasar una luz tenue.
Jujol hizo los dibujos de los ángeles sobre papel de periódico encolado.

Cabeza de ángel de escayola en mal estado. En la Guerra Civil la iglesia sufrio numerosos desperfectos.

Desde el palco.

Hay once cruces templarias en el templo.

Algo escondida la firma del arquitecto, junto con la epígrafe latina: Domine dilexi decorem domus tua.


El edificio ha sido  declarado Bien Cultural de Interés Nacional, en la categoría de monumento histórico por la Generalitat de Catalunya.
Para visitar esta iglesia, se debe concertar previamente la visita con el Sr. Francesc Fernández Fortuny, al número de teléfono 650 235 286.


Para saber más sobre la iglesia de Vistabella y Jujol,  este link: Sobre el oficio y la técnica en la obra de Josep Maria Jujol. Autor Francisco Rodríguez Llansola.

Església del Sagrat Cor de Vistabella.

Comentario y fotografías JCuenca.

lunes, 18 de abril de 2016

EN MI TALLER. -ENTREVISTA EN ARTELISTA-


Os presento la entrevista, con algunas fotografías de mis obras, que ha publicado ARTELISTA. La he recogido en mi blog,  y he añadido algunas fotos más del espacio en el que me muevo cuando pinto: EN MI TALLER.




Un Posted By  on Abr 14, 2016 | Publicado en Artelista. 
Mi nombre es Jesús Cuenca y nací en un pueblo de Cuenca. Mis padres vinieron a Barcelona en 1963, yo tenía 11 años.  La primera alegría al venir a Barcelona era que había quioscos y, por lo tanto, tebeos que tanto me gustaban. La segunda era que la ciudad tenía mar y nunca antes lo había visto.
Mi padre tenía un taller de carpintería y yo le ayudaba en numerosas ocasiones. El contacto con la madera y las herramientas que servían para trabajarla me eran familiares, ya en el pueblo siempre estaba haciéndome espadas, arcos o cualquier artilugio.
En Barcelona comencé el nuevo colegio y encontré a mis primeros compañeros con afinidades similares a las mías:  astronomía,  música,  excursiones por la montaña, fotografía y  pintura. Comencé a trabajar muy pronto a los 18 años en el Hospital del Vall d’Hebrón, pero por las tardes seguía ayudando en el taller y después hacía bachillerato nocturno. En aquel tiempo se hacía el servicio militar y me tocó aquí en Catalunya. Después vinieron años de trabajo, estudio y pintura, que practicaba esporádicamente. A pesar de mis ocupaciones, encontré tiempo para casarme e independizarme.
El templo multicolor 2, Jesús Cuenca.
El templo multicolor 2, Jesús Cuenca.
Uno de mis objetivos era estudiar arte en la “Escola Massana” y lo hice conciliando con  mi trabajo “fijo” en el hospital. Lo vi como una necesidad puesto que me había iniciado en el arte de forma autodidacta y La Massana era como una puerta hacia un conocimiento más profundo de la pintura. Cuando terminé los estudios de Artes aplicadas, especialidad en pintura, participé en algunos certámenes de arte, siendo seleccionado en alguno de ellos.
Tuve un dilema entre pintar por las tardes o seguir estudiando arte, esta vez en la universidad. Me decidí por hacer Bellas Artes ya con 38 años. Me licencié especializándome en restauración, puesto que en pintura consideré que ya sabía suficiente. Pensé que con ese currículo se me abrirían puertas, pero en las galerías que exploré ya tenían sus artistas y esos artistas o ya habían estado en New York o tenían plena dedicación a la pintura.
Igual que hay un fútbol de primera división, también hay de segunda y tercera, pongo este símil futbolístico porque muchos artistas nos movemos haciendo un juego aceptable en segunda división. Hice muchas exposiciones colectivas y alguna exposición individual en lugares no convencionales, que resulta que ahora sí lo son, como en un hospital, una embajada o un hotel. También en una sala de arte en la costa.


Internet también ha sido una puerta para hacer visibles los trabajos, hice un par de blogs que sigo actualizando, además de estar en Artelista, en Twitter, etc. Ahora dispongo de mucho más tiempo y me dedico a pintar con regularidad.
¿Cuándo y por qué empezaste a pintar?
Empecé a pintar muy pronto. En el pueblo con 8 0 9 años, un profesor que sabía de mi afición me dejaba los últimos 20 minutos de clase para hacer dibujos que luego se quedaba. Recuerdo de todos ellos un Don Quijote a caballo muy bueno y un Jesucristo en la cruz que me salió bastante deforme. Continué haciendo reproducciones de los dibujos que me gustaban o de los héroes de los tebeos que leía, el Jabato, el Capitán Trueno en casa o en Madrid cuando visitaba a mi tía, dibujaba en cualquier momento.
Ya en Barcelona, en el taller, una madera me sirvió de soporte para mi primera pintura y en ella apliqué tierra, pigmentos y cola de carpintero. Recuerdo que era un río entre montañas y mediría unos 80 x 60 cm. Para 12 0 13 años que tenía me pareció un formato grande comparado con los dibujos en papel.
Primordial 1, Jesús Cuenca.
Primordial 1, Jesús Cuenca.
Esos fueron mis primeros inicios y continué haciendo dibujos, acuarelas y pinturas. El tiempo que empleaba en ello era especial para mi, todo era momento presente, todo lo que acontecía a mi alrededor estaba en un segundo plano. Pintar sobre papel, lienzo o madera me proporcionaba gran satisfacción. Además el proceso de crear es una experiencia de autoconocimiento.
¿Cómo crees que deben ayudarse una galería y sus artistas?
El papel de la galerías ha sido el de hacer exposiciones para la promoción de sus artistas. Soledad Lorenzo importante galerista ya retirada decía que el galerista es “un puente entre el arte y la sociedad” y que  “En el arte no hay verdades, hay emoción”.
Las galerías se han abierto a las últimas tendencias, pero estos últimos años se han cerrado muchas debido a la crisis, pero creo que también se debe a que muchas galerías han apostado por un arte donde la pintura y la emoción, han sido desplazadas a un segundo término, prevaleciendo lo racional y lo hermético. De esta manera ha habido un distanciamiento con el público y las salas se han ido vaciando de espectadores.
Amanecer 2, Jesús Cuenca.
Amanecer 2, Jesús Cuenca.
Creo que sería interesante recuperar el retorno del público a las galerías y que disfrutaran con las nuevas creaciones. Que los colegios programaran visitas a las galerías con sus alumnos, que se enseñara a ver. Que las universidades potenciaran las humanidades en vez de eliminarlas. Que en la galería además de las obras, hubiera vídeos del artista donde mostrara el proceso creativo. El artista también puede ayudar a la galería, siendo divulgador de su obra en los medios.
¿Qué consejo darías a aquellos artistas que empiezan a mostrar su obra?
Las obras se hacen para que se puedan ver y para ello debe haber locales, bares, salas de exposiciones y centros culturales, para mostrar los trabajos. Esto supone un contacto directo del público con la obra, que es como mejor se aprecia su factura, y no me refiero al precio sino al modo de estar hecha. Hay otros medios como Internet con multitud de portales para mostrarla. Contra más activos sean más los irán conociendo. Yo les aconsejaría que seleccionen lo que consideren mejor y lo muestren, pero que no se obsesionen con exponer.  Es importante tener regularidad y no deben olvidar que ellos son sus mejores promotores.
¿Cómo vendiste tu primera obra? ¿Hay alguna con la que sientas una mayor conexión?
Una señora clienta del taller de carpintería de mi padre, que conocía mi afición por la pintura, me encargó que le pintara dos cuadros que evocaran a su tierra, Andalucía. Un paisaje y una plaza con una fuente. Experimenté con polvo de mármol, gouache y acrílico y esas fueron mis dos primeras ventas hace ya mucho tiempo, yo tendría unos 20 años.
Siempre entre las obras hay alguna que sientes más atracción, podría citar Maggiore, Libro con luz, Costa Azul 2, Cisne y nebulosa y algunas más, entre ellas las dos últimas que me han comprado Julio 9 y Julio 10.
Cisne y nebulosa, Jesús Cuenca
Cisne y nebulosa, Jesús Cuenca.
¿Qué es el arte para ti? ¿Qué papel juega en tu vida? ¿Vives del arte?
Para mi, el arte es una forma de expresar sentimientos interiores u otro tipo de saberes inconscientes que se van acumulando con nuestra experiencia. El arte es diversidad, un caleidoscopio que muestra las muchas caras de las que se compone la realidad y nos ayuda a entender el mundo. Por tanto, sirve para ampliar nuestro concepto de la realidad. Para mi el arte, no se limita a la contemplación de obras en un museo o una galería. Hay arte en todas partes, en la desconchadura de una pared, en las nubes blancas de un cielo azul, en una puerta pintada, en las ramas de un árbol, en la ola que rompe contra una roca, en un campo labrado. Así que podemos disfrutar de experiencias estéticas en cualquier momento y por nosotros mismos. Nos intentan deslumbrar cuando nos dicen que en una subasta, una obra se ha vendido por millones de euros, dando a entender que si tiene un precio tan alto es porque es muy buena. El arte como muchas cosas, lo utilizan para crear tendencias y manipular nuestro criterio.
El arte ha jugado un papel importante en mi vida, porque aparte del goce estético de crear, viene a ser como una terapia que te permite desconectar de una especie de pensamiento único que se va imponiendo. Parece que como vestimos diferente y tenemos aficiones diversas gozamos de un mundo multicultural. Estamos lejos de eso, las consignas de los medios nos hacen creer que tenemos criterio propio, cuando en realidad solo estamos repitiendo lo que dicen esos medios.
Paisaje inundado de árboles, Jesús Cuenca.
Paisaje inundado de árboles, Jesús Cuenca.
En el mundo del arte ha habido personalidades revolucionarias, artistas olvidados con biografías inmensas, que esos que tienen los hilos del poder no han valorado ni sabrán valorar. El otro día caminando vi una frase en una pared que decía “El artista es el ingeniero del alma”; a eso aspiro.
En cuanto a si vivo del arte,  me hubiera gustado que hubiera sido así. Los ingresos eran principalmente, del trabajo de personal estatutario en el hospital público. Pero esto me daba libertad para buscar y experimentar en diferentes géneros.
¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? ¿Te identificas con algún otro artista?
Me apasiona la pintura clásica siendo mis maestros espirituales Da Vinci, el Bosco, Velázquez, Corot o Patinir. Cuando viajaba a Cuenca visitaba el museo de Arte Abstracto y me gustaba la abstracción de Zobel, Canogar, Millares y la gestualidad de Saura. Admiraba a pintores extranjeros como Twombly, Kirkeby, Schnabel, Staël y un largo etcétera. En los años 80 aquí en Barcelona, era un asiduo visitante de galerías para ver sus pinturas. En la calle Consell de Cent se concentraban unas cuantas y vi obras de Tapies, Ràfols-Casamada, Barceló,  Sicilia, Hernández Pijuan… y muchos más.  Así que las influencias son variadas pero principalmente se deben a artistas catalanes.
Cipreses II, Jesús Cuenca.
Cipreses II, Jesús Cuenca.
Ver pintura me estimula a pintar siendo la naturaleza mi fuente de inspiración. En el aspecto formal no la imito -la mímesis no es para mi-, la siento, y me pongo en sintonía con Aristóteles cuando dijo “la finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia”.
¿Qué tiene tu proceso creativo que lo haga especial?
Mis pinturas suelen comenzar a partir de una mancha o de un trazo que, jugando con el azar dibuja formas cargadas de sorpresas, de esta manera se inicia un diálogo entre lo casual y lo determinado por mi hasta configurar una obra que tiene conexiones a nivel formal con el paisaje.
El  proceso  tiene que ver con la experimentación, la  búsqueda y la observación.
La experimentación que me satisface es comprobar la interacción de los colores, cómo se relacionan unos con otros. Ver cómo la transparencia u opacidad del color (junto con la materia y el gesto de las pinceladas) van configurando una realidad próxima, reconocible e impregnada de subjetividad.
Río hacia el mar, Jesús Cuenca.
Río hacia el mar, Jesús Cuenca.
La Búsqueda. Busco una figuración que aluda al entorno y nos recuerde paisajes, personajes, objetos y atmósferas. No una realidad mimética en la forma, sino una realidad sentida emocionalmente.
El proceso de esta creación me aporta conocimiento, puesto que se basa en la observación de los elementos y su entorno, en el paso del tiempo y en las variaciones que se observan.
El resultado son pinturas con un predominio de la figuración expresionista, que se deslizan hacia la abstracción en soportes de variados formatos. Siendo la pintura acrílica uno de mis materiales más recurrentes.
¿Has realizado alguna exposición últimamente, qué puedes contarnos? ¿Tienes algún proyecto en mente?
Este último año he realizado dos colectivas una en Bulevard dels Antiquaris de Barcelona y la otra en Nauart también en Barcelona. Exponer es una manera de estar actualizado.
Uno de mis proyectos ÁRBOLES DE LA MEMORIA lo tengo en el blog. Es un  diálogo, como se dice ahora, entre las obras que he ido creando, en diferentes épocas y que tienen como elemento común el árbol.
Encuadre de un paisaje recordado, Jesús Cuenca.
Encuadre de un paisaje recordado, Jesús Cuenca.
Otro proyecto en el que trabajo son series de pinturas en lienzo y papel. Una de ellas ENLACES, otra PAISAJES PRIMORDIALES y otra el ÁRBOL DE LA CIENCIA,  cada una tiene su recorrido y sus encuentros de manera que me llevarán a la selección de un número de obras para una exposición individual.
El punto de partida es dar un papel relevante a la intuición en el proceso, precisamente porque creo que vivimos en una sociedad tecnificada, donde la ciencia en vez de abrir puertas al conocimiento sirve a unas corporaciones sin alma que desconfían de las humanidades. La intuición es un saber poderoso y muchos de los adelantos científicos vienen precedidos por algún destello de lo intuitivo. La ciencia, contrariamente a lo que se cree, solo puede explicar el mundo en un pequeño porcentaje, así que debemos recuperar esos saberes ancestrales. Para las series me remonto y me inspiro en las formas simplificadas de los primeros tiempos de la creación, espirales y círculos que son las formas de las galaxias, de los planetas, de las copas de los árboles y de los primeros dibujos infantiles. Pretendo llegar a ese punto esencial de reivindicar la pintura y convertirla en algo explícito, donde el color y la materia nos sirve en un juego de combinaciones, para hacer vibrar algún punto de nuestra emoción.
Podrías recomendarnos:
Un artista: Rogier van der Weyden.
Una obra: El jardín de la delicias, de el Bosco.
Un libroRayuela, de Julio Cortázar.
Una película: Gattaca.
Muchas gracias.
Te invitamos a visitar la galería de Jesús Cuenca en Artelista.
Paisaje ingrávido y gentil, Jesús Cuenca.
Paisaje ingrávido y gentil, Jesús Cuenca.

Link:  EN MI TALLER ARTELISTA

Entrevista a JESÚS CUENCA por MOISÈS FERNÁNDEZ.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Completo el post con unas fotografías de MI TALLER.